Introducción a los psicodélicos y a la cultura psicodélica

En los albores del renacimiento psicodélico, las experiencias místicas inducidas por los psicodélicos pueden ahora examinarse metódicamente con las herramientas de la ciencia. Los investigadores están aprendiendo cada vez más sobre cómo los psicodélicos afectan al cerebro y sus amplios beneficios médicos en ensayos clínicos controlados. Sin embargo, los humanos han estado usando plantas y hongos para alterar la conciencia en entornos chamánicos mucho antes de que los científicos empezaran a investigar sus propiedades químicas y medicinales. Esta es una introducción a los psicodélicos y a la cultura psicodélica.

En este artículo, exploraremos la historia, la cultura y el significado de los psicodélicos. También revisaremos los diversos tipos de psicodélicos, y terminaremos con la investigación actual y el trabajo clínico que está revelando la amplia gama de beneficios terapéuticos que ofrecen estas extraordinarias sustancias.

Visión general
En el último medio siglo, se han ideado varios términos para describir las sustancias que producen cambios radicales en la conciencia. La multitud de etiquetas refleja la continua y a veces polémica conversación en torno a estas sustancias y sus amplios efectos.

Definición de Psicodélico
El término psicodélico fue acuñado originalmente por el psiquiatra británico Humphrey Osmond en una carta de 1957 a Aldous Huxley. La etimología de la palabra psicodélico se deriva de dos antiguas palabras griegas, psyche que significa “mente” o “alma” y delos que significa “revelar o manifestar”. Así pues, psicodélico significa literalmente “mente que se manifiesta” o “alma que se manifiesta”. Este término fue adoptado por la contracultura del decenio de 1960 y es el más utilizado hoy en día. Refleja con precisión que estas moléculas pueden mostrarnos de qué es capaz la mente, revelando dimensiones subconscientes que de otra manera no serían accesibles para la conciencia despierta ordinaria.

Inicialmente, alucinógeno era el término más común y todavía se usa a menudo indistintamente con psicodélico. Alucinógeno se refiere en general a las sustancias que producen alucinaciones. Sin embargo, el término no es tan inclusivo como “psicodélico”, ya que los alucinógenos hacen muchas otras cosas además de producir alucinaciones. De hecho, muchas de las sustancias que discutiremos no producen alucinaciones completas en las dosis comúnmente usadas. Además, las alucinaciones pueden ser un síntoma negativo de otros fenómenos mentales, incluyendo, por ejemplo, ciertos trastornos mentales y la privación del sueño.

Mientras que alucinógeno captura el aspecto visual potencial de la experiencia psicodélica, “enteógeno” es un término más reciente que destaca las dimensiones divinas de estas sustancias y su capacidad para facilitar el desarrollo espiritual. Este término tiene su origen en el griego y significa literalmente “generar lo divino en el interior”. Entheogen fue popularizado en 1979 por un grupo de etnobotánicos y mitólogos que incluía a Richard Evan Schultes, R. Gordon Wasson, Jonathan Ott y Carl Ruck.

El ‘Entheogen’ subraya la capacidad de estas sustancias para producir experiencias viscerales de lo divino, y también refleja su importancia en contextos sagrados. Esto incluye su uso en ceremonias religiosas como sacramentos o para la adivinación y la curación. Estas prácticas se remontan a milenios, incluso antes de la historia escrita. De esta manera, el término ayuda a llamar la atención sobre su antiguo papel espiritual y a alejarse de su bagaje psicotomimético (imitación de psicosis) y recreativo.

¿Qué es la Psicodelia?
El término psicodélico ha cobrado vida cultural propia, a veces denominada ampliamente como psicodelia, que típicamente transmite la naturaleza o esencia de la experiencia psicodélica en una variedad de formas. A lo largo de los decenios, el estado mental psicodélico se ha infundido generosamente en los estilos del arte, la ropa, la música (que puede emular la experiencia psicodélica en sí misma) y mucho más.

Comúnmente, el término se remonta a la contracultura subversiva del decenio de 1960, en que los psicodélicos produjeron una expansión de la conciencia no sólo en los ámbitos personales sino también en los ámbitos comunitarios de la política, la sociología y más.

Los psicodélicos son descritos por Terence Mckenna como “agentes de descontaminación cultural”. Esto los hizo particularmente amenazantes para las estructuras jerárquicas establecidas en la sociedad durante los años 60. Hicieron que mucha gente cuestionara cosas que acababan de ser aceptadas, como el estatus de las mujeres, las minorías, los homosexuales, los conflictos políticos y los problemas ambientales que enfrentaba la humanidad en su conjunto. De esta manera, los psicodélicos jugaron un papel fundamental en catalizar el feminismo contemporáneo, el movimiento de los derechos civiles, el movimiento contra la guerra y el movimiento ambiental.

¿Qué son los psicodélicos?
En términos generales, los psicodélicos son sustancias capaces de expandir la conciencia más allá de los modos normales de percepción. En el libro de 1954 “Las puertas de la percepción”, Aldous Huxley describe el cerebro como un filtro mental, o “válvula reductora”, que permite el paso de sólo un “mísero goteo del tipo de conciencia” necesario para la supervivencia. Afirma que los psicodélicos permiten que la válvula reductora se abra, dando acceso temporalmente a la inmensidad de la experiencia consciente y a la “Mente en General” universal.

Entendido así, los psicodélicos se consumen no para tener una experiencia de droga, sino para tener una experiencia plenamente humana. Los psicodélicos pueden actuar como instrumentos de enseñanza transformadores, ampliando la conciencia y abriendo perspectivas novedosas que de otro modo no estarían disponibles en los confines del estrecho ego. Nos permiten salir de nuestro estrecho marco de referencia y caer en un marco de referencia más amplio que abarca a otras personas y nuestro lugar individual en la comunidad interconectada.

Cuando se utilizan en las circunstancias adecuadas, pueden catalizar una transformación personal significativa, abriendo dimensiones de apertura en la personalidad y, en última instancia, haciéndonos más tolerables y felices a largo plazo. Sin embargo, vale la pena señalar que, como cualquier cosa poderosa, los psicodélicos tienen el potencial de ser mal utilizados, un hecho que justifica una experimentación cuidadosa y responsable.

¿Qué pasa con las drogas psicodélicas?
Mientras que los humanos han estado usando psicodélicos desde tiempos inmemoriales, durante el último medio siglo, las moléculas psicodélicas han sido aisladas y cuantificadas con las herramientas de la ciencia.

Los psicodélicos pueden ser divididos en dos categorías diferentes, las fenetilaminas y las triptaminas. Los psicodélicos de la fenetilamina tienen una estructura de anillo que se asemeja a la hormona del estrés, la norepinefrina. La fenetilamina más conocida es la mescalina, derivada del cactus del peyote del suroeste americano. La MDMA también es una fenetilamina, pero está clasificada como un entacógeno, en lugar de un psicodélico (aunque tiene propiedades similares a las de un psicodélico).

Por otro lado, los psicodélicos de la triptamina tienen una estructura química que se asemeja mucho al neurotransmisor endógeno serotonina. Los psicodélicos de la triptamina incluyen el LSD, la psilocibina, la ibogaína y el DMT.

En general, las drogas psicodélicas comparten un mecanismo de acción similar, y todas ejercen sus efectos primarios en el sistema de serotonina del cerebro.

Viaje psicodélico
El viaje psicodélico es una experiencia muy variable que depende sobre todo del psicodélico consumido y de la dosis tomada. Por ejemplo, una microdosis de LSD puede producir un aumento de la energía y la creatividad, mientras que las macrodosis, y especialmente las dosis “heroicas“, pueden producir experiencias místicas completas.

En general, las experiencias místicas tienen varios atributos comunes. Entre ellos figuran:

  • Unidad interna y externa (disolución del ego)
  • La trascendencia del tiempo y el espacio
  • Una sensación de santidad
  • Euforia
  • Ineficacia
  • Paradójico

Una “cualidad noética”, o una convicción duradera de que se han revelado verdades o conocimientos importantes.
Además de la droga tomada, la calidad de un viaje psicodélico es muy sensible al “set and setting“. El término “set and setting” se atribuye a Timothy Leary y se refiere a los entornos internos y externos en los que tiene lugar una experiencia psicodélica. “Set” es la abreviatura de mentalidad, o el paisaje mental que se trae a la experiencia. Esto incluye nuestra historia personal única, nuestra composición psicológica actual y nuestras expectativas futuras, todo lo cual influye en los efectos de la droga.

El “escenario” es el ambiente físico y social y la atmósfera en la que la experiencia tiene lugar. Con cualquiera de estos factores fuera de balance, la experiencia psicodélica tiene una mayor probabilidad de ir indeseablemente, por decir lo menos.

Historia de los psicodélicos
El uso de plantas, hongos y animales por sus propiedades psicodélicas es anterior a la historia escrita, y posiblemente incluso a la aparición del Homo sapiens. Los psicodélicos han jugado un papel integral en las culturas antiguas de todo el mundo. Dentro de estas culturas, han sido fundamentales para la curación, inspirando la creatividad artística y espiritual, manteniendo la solidaridad social, y abriendo reinos de la imaginación que de otra manera no serían accesibles.

Durante el último medio siglo en los Estados Unidos, los psicodélicos han experimentado una peculiar evolución en la corriente principal, desde ser drogas milagrosas, a químicos que inducen al horror, a nada, y ahora recientemente, de vuelta a las drogas milagrosas con excitantes aplicaciones terapéuticas.

Es importante señalar que la deficiencia de la investigación sobre los psicodélicos en el último medio siglo no fue resultado de la falta de interés científico, sino que fue el resultado de las fuerzas políticas que se manifestaron en los decenios de 1960 y 1970. De hecho, a mediados del siglo XX, las investigaciones sobre psicodélicos demostraron un potencial extraordinario para los trastornos mentales y la adicción, en particular el alcoholismo. Además, los efectos del LSD en el sistema de la serotonina transformaron nuestra comprensión de los sistemas de receptores de neurotransmisores, dando paso a la era moderna de la psiquiatría biológica.

Sin embargo, una vez que el LSD escapó del laboratorio y se generalizó en la contracultura anti-establecimiento de los años 60, el Congreso de los Estados Unidos aprobó una ley en 1970 que hizo ilegal el LSD y otros psicodélicos, clasificándolos como sustancias de la Lista I con alto potencial de abuso y sin usos médicos aceptados. Una eficaz campaña de desprestigio acompañó la aprobación en 1970 de la Ley de sustancias fiscalizadas, que infundió temor y ansiedad con historias de miedo y otra propaganda negativa destinada a socavar su valor terapéutico. Con ello, el dinero para la investigación se agotó y se detuvo la investigación altamente eficaz, a pesar de que los psicodélicos fueron un elemento clave de la psiquiatría durante décadas.
La investigación científica sobre los psicodélicos se ha acelerado con entusiasmo en los últimos años y los científicos están cada vez más deseosos de reconsiderar el potencial terapéutico de estas drogas. Un nuevo renacimiento de la investigación clínica está teniendo lugar en varias universidades de los Estados Unidos. La psilocibina ha sido el centro de este reciente resurgimiento del interés por los psicodélicos, en parte porque carece del bagaje contracultural que tiene el LSD.

Armados con un breve resumen histórico de los psicodélicos, echemos un vistazo a los tipos principales.

Tipos de psicodélicos
En las siguientes secciones se destacan los diversos tipos de psicodélicos que se utilizan comúnmente para producir una experiencia psicodélica.

Hongos psicodélicos
Setas de psilocibina
Hay más de 200 especies de hongos que contienen los compuestos psicoactivos psilocibina y psilocina. La psilocibina es el principal compuesto psicoactivo que se une y activa los receptores de serotonina 5-HT2A en el cerebro. Al ingerirla, el cuerpo elimina un átomo de fósforo de la psilocibina, que la convierte en psilocina.

Los hongos que contienen psilocibina más comúnmente consumidos y cultivados provienen del género Psilocybe, que comprende aproximadamente 200 hongos agallados, de los cuales aproximadamente la mitad contienen psilocibina y psilocina. La psilocibina puede encontrarse en estado silvestre en todo el mundo. Entre las más comunes figuran la Psilocybe cubensis, la Psilocybe cyanescens, la Psilocybe semilanceata, la Psilocybe azurescens y la Psilocybe aztecorum. Los aztecas se referían a este último como “teonanácatl” o “carne de los dioses”. Varios otros géneros contienen psilocibina, como Inocybe, Gymnopilus y Panaeolus.

Aunque la psilocibina ha resurgido recientemente en los ensayos clínicos con humanos para el tratamiento de la ansiedad, la adicción y los trastornos del estado de ánimo al final de la vida, su uso en ceremonias religiosas y espirituales se extiende milenios más allá, incluso antes de la historia registrada.

Amanita Muscaria
La amanita muscaria, también conocida como la agarica mosca, es un hongo de capuchón rojo y manchado de blanco que forma relaciones simbióticas con los abedules y los abetos. Esta seta tiene una larga historia de uso antiguo, particularmente en el chamanismo siberiano y el folclore europeo.

El etnomicólogo R. Gordon Wasson encontró que era un componente crítico en el brebaje védico llamado soma, un brebaje usado en antiguas ceremonias religiosas indias por más de 4.000 años. En lugar de la psilocibina, sus propiedades psicodélicas son conferidas por el muscimol y el ácido iboténico.

Plantas psicodélicas
Salvia
La Salvia divinorum, o comúnmente “Salvia”, es una planta perenne de la familia de la menta (Lamiaceae), originaria de las tierras altas de la Sierra Mazateca en Oaxaca (México). Tiene una larga historia de uso como psicodélico adivinatorio por los chamanes mazatecos, que la consumen con fines de curación religiosa y espiritual.

Se han documentado más de mil especies de Salvia, pero sólo la Salvia divinorum posee propiedades psicoactivas debido a la presencia en las hojas de un diterpenoide conocido como salvinorina A. La salvinorina A fue identificada en el decenio de 1990 por un equipo de etnobotánicos dirigidos por Daniel Siebert. Se clasifica como alucinógeno disociativo y produce sus efectos de corta duración al unirse a los receptores opiáceos kappa. Las hojas son típicamente fumadas, masticadas o ingeridas en forma de infusión.
Ibogaína
La ibogaína es una triptamina psicodélica que se encuentra en plantas de la familia de las Apocináceas, como la Tabernanthe iboga, la Voacanga africana y la Tabernaemontana undulata. La molécula se sintetizó por primera vez en 1956, pero tiene una larga historia de uso natural en las ceremonias espirituales africanas, en particular en la tribu pigmea de África central.

La ibogaína se prepara más comúnmente extrayéndola de las raíces del arbusto de iboga, nativo de África occidental. En pequeñas dosis, actúa como un estimulante suave. En dosis mayores, actúa como un potente psicodélico disociativo, produciendo efectos que se describen inicialmente como oníricos y visionarios, y más tarde como introspectivos. Una vez consumido, los efectos pueden durar hasta 24 horas. Las investigaciones han demostrado que la ibogaína contiene importantes propiedades antiadictivas, especialmente para la adicción a los opiáceos, los antojos y el síndrome de abstinencia. La ibogaína produce sus efectos al interactuar con múltiples sistemas de neurotransmisión.

N,N-DMT
La N,N-dimetiltriptamina es una molécula de triptamina presente en una amplia variedad de plantas y producida endógenamente por la glándula pineal en los animales. La DMT produce un viaje intenso, de inicio rápido y de corta duración, a veces llamado “viaje de negocios”.

Ha sido usado por varias culturas como enteógeno y sacramento en ceremonias religiosas. La N,N-DMT puede ser inhalada, ingerida o inyectada, y como los otros psicodélicos de la triptamina, se une a los receptores de serotonina 5-HT. En la década de 1990, el psiquiatra Rick Strassman estudió extensamente la N,N-DMT y la apodó “la molécula del espíritu”.

Ayahuasca
Ayahuasca es una palabra quechua que se traduce como “vid de las almas” o “vid de los muertos”. Es una bebida psicodélica preparada a partir de una recolección sinérgica de plantas nativas de la cuenca del Amazonas. Esto incluye Psychotria viridis y Banisteriopsis caapi, cuyos tejidos son ricos en DMT y alcaloides beta-carbolinos, respectivamente.

El DMT (N,N-dimetiltriptamina) que se encuentra en Psychotria viridis (chacruna) es desactivado por las enzimas digestivas cuando se toma solo, pero Banisteriopsis caapi lo evita mediante su acción como inhibidor de la monoaminoxidasa (IMAO). La ayahuasca desempeña un papel integral y continuo en la vida espiritual de los pueblos indígenas de la selva tropical montana de América del Sur.

5-MeO-DMT
El 5-MeO-DMT (5-metoxi-N,N-dimetiltriptamina) es un potente compuesto sicodélico de corta duración que se encuentra de forma natural en ciertas plantas nativas de América del Sur, así como en el veneno del sapo del desierto de Sonora (Incilius alvarius) que se encuentra en el norte de México y el suroeste de los Estados Unidos.

El 5-MeO-DMT derivado de plantas como Anadenanthera peregrina (yopo) se suele convertir en tabaco, mientras que el veneno de sapo se suele fumar. El 5-MeO-DMT se utiliza como sacramento en América del Sur. El compuesto se sintetizó por primera vez en 1936 y no se hizo ilegal hasta 75 años después.

Cactus psicodélico
San Pedro
El cactus San Pedro, o Echinopsis pachanoi, es un cactus originario de las montañas de los Andes en América del Sur pero cultivado en muchas otras partes del mundo. Es un cactus columnar de rápido crecimiento que contiene una amplia variedad de alcaloides psicodélicos, pero sobre todo mescalina.

Históricamente, el San Pedro ha sido utilizado por los chamanes andinos en ceremonias religiosas, que lo llamaban materia prima, o “sopa primordial del cosmos”. Sus efectos psicodélicos, que duran hasta 10 horas, se describen como estimulantes y empatógenos.

Peyote
El peyote (Lophophora williamsii) es un pequeño cactus sin espinas del Nuevo Mundo, originario del sur de Texas y México. Como en San Pedro, el principal componente psicoactivo del peyote es la mescalina, que fue aislada del peyote en la década de 1890 por químicos alemanes. Los botones del peyote se comen típicamente enteros en forma seca o hechos en un té.

Los efectos del peyote son similares a los del LSD y la psilocibina y suelen durar de cuatro a ocho horas. El peyote es comúnmente usado por los chamanes nativos americanos en ceremonias religiosas. De hecho, el uso ceremonial del peyote por los nativos americanos es legal bajo la ley federal con la aprobación en 1978 del Acta de Libertad Religiosa de los Indios Americanos.

Antorcha peruana
La antorcha peruana (Echinopsis peruviana) es un cactus columnar originario del Perú, a lo largo de la vertiente occidental de los Andes. La antorcha peruana se parece mucho a la de San Pedro y también es conocida por su rápida tasa de crecimiento.

Al igual que San Pedro y Peyote, la antorcha peruana contiene mescalina, aunque en menor cantidad que las otras. La antorcha peruana tiene una larga historia de uso ceremonial, que se remonta a miles de años en la cultura preincaica, donde fue utilizada por los monjes Chavin (900-200 a.C.).
Psicodélicos semisintéticos
Por psicodélicos semisintéticos se entiende los psicodélicos que se sintetizan a partir de precursores naturales.

LSD
El LSD, o dietilamida del ácido lisérgico, o simplemente “ácido”, es un compuesto psicodélico semisintético sintetizado por primera vez por Albert Hofmann en los laboratorios Sandoz en 1938. El LSD fue el 25º derivado del ácido lisérgico sintetizado a partir de los alcaloides producidos por el cornezuelo, un hongo que crece en los granos de centeno. Tras su descubrimiento, el compuesto se archivó cuando se descubrió que no contenía las propiedades medicinales esperadas en los estudios con animales. Sin embargo, Hofmann resintetizó el LSD-25 cinco años después, y en el proceso, accidentalmente ingirió una pequeña cantidad y descubrió sus efectos psicoactivos.

Después de que su perfil de efectos fue completamente comprendido, Sandoz comenzó a comercializar el LSD como una droga psiquiátrica llamada Delysid. El Delysid estuvo ampliamente disponible para los investigadores hasta que fue prohibido en 1966 una vez que escapó del laboratorio y se extendió en el mercado negro. Similar a la psilocibina y al DMT, el LSD es una molécula de triptamina que se une a los receptores de serotonina 5-HT, pero es único en que es psicoactivo en dosis de millonésimas de gramo.

4-AcO-DMT
El 4-AcO-DMT, o O-Acetilpsilocina, es una triptamina psicodélica semisintética. Se teoriza que es una pro-droga (versión acetilada) de la psilocina, uno de los principales alcaloides psicoactivos de los hongos psilocibina. Como tal, los efectos cognitivos de la 4-AcO-DMT son muy similares a los de los hongos psilocibina.

El 4-AcO-DMT se ingiere por vía oral o se insufla, y sus efectos duran hasta seis horas. Dada su similitud estructural con la psilocibina, el farmacólogo David E. Nichols ha sugerido que puede ser una alternativa útil a la psilocibina para estudios farmacológicos.

Psicodélicos sintéticos
Los psicodélicos sintéticos se fabrican en laboratorios y no se derivan de sustancias naturales. Cuando son análogos funcionales de sustancias controladas, se denominan “drogas de diseño”.

25I-NBOMe
25I-NBOMe, comúnmente conocida como “Bomba N” o simplemente “25I”, es un potente psicodélico sintético que se sintetizó por primera vez a principios de la década de 2000 como parte del trabajo de tesis del químico alemán Ralf Heim. En 2007, David Nichols fue la primera persona en fabricar 25i-NBOMe en América cuando dirigía un equipo de investigación en la Universidad de Purdue.

25I se ha utilizado en la investigación bioquímica para el mapeo cerebral del sistema de receptores de serotonina, pero una vez que se escapó del laboratorio se convirtió en una alternativa popular al LSD. De hecho, 25I tiene un perfil de efecto y una ruta de administración similares (oral vía secante). 25i-NBOMe se hizo ilegal en la mayor parte del mundo después de estar conectado a una serie de sobredosis fatales.

2C-Familia
La familia 2C (dimetoxifenilaminas sustituidas) es un grupo de psicodélicos de fenetilamina sintética sintetizada por primera vez por el Dr. Alexander Shulgin en los decenios de 1970 y 1980. Van desde los inactivos hasta los totalmente psicodélicos. La mayoría de los compuestos 2C muestran afinidad por diferentes subtipos de receptores de serotonina 5-HT, mientras que algunos interfieren con la recaptación de los neurotransmisores.

Una de las drogas más conocidas de la familia de las 2C es la 2C-B, que ganó popularidad en los años 80 como sustituto legal del éxtasis. Se añadió a la Lista I en 1994. Poca o ninguna investigación en humanos se ha realizado sobre los compuestos de 2C, por lo que gran parte de la información relativa a la seguridad y los efectos es anecdótica.

Investigación psicodélica
Un nuevo renacimiento de la investigación está teniendo lugar en varias universidades de los Estados Unidos, sobre todo en la Universidad Johns Hopkins, el Centro Médico de la UCLA, la Universidad de Nueva York y la Universidad de Nuevo México. Fuera de los Estados Unidos, el Imperial College London y la Universidad de Zurich también están a la cabeza con estudios pioneros sobre la acción y el uso clínico de los psicodélicos para trastornos como la depresión.

La Universidad Johns Hopkins de Maryland está a la vanguardia de gran parte de estas investigaciones con la psilocibina. Rolland Griffiths y sus colegas han estado estudiando cómo la psilocibina puede ayudar a aliviar los cuidados paliativos y la angustia del final de la vida en pacientes terminales. Cuando los participantes fueron evaluados seis meses después del tratamiento con psilocibina, cerca del 80 por ciento de los pacientes estaban significativamente menos deprimidos clínicamente y ansiosos que antes del tratamiento. Algunos participantes perdieron por completo el miedo a la muerte.

La evidencia creciente apoya que la psilocibina puede ser usada para tratar con seguridad una amplia gama de otras condiciones psiquiátricas. Además de la ansiedad y la depresión del final de la vida, el tratamiento con psilocibina está mostrando resultados prometedores para el trastorno obsesivo compulsivo, la drogadicción y la depresión resistente al tratamiento. Se están llevando a cabo investigaciones en voluntarios sanos para comprender cómo la psilocibina y la psilocina afectan a la conectividad y la actividad del cerebro. Además, en algunos ensayos se ha administrado psilocibina a meditadores de larga duración y a profesionales religiosos para ver cómo la droga puede ayudar en las prácticas espirituales.
Dados los prometedores hallazgos de la reciente investigación sobre la psilocibina, la FDA ha concedido la designación de “Terapia de Avanzada” para estudiar los efectos de la psilocibina. Esto acelerará sustancialmente el proceso de desarrollo y revisión de la droga.

La mayor parte de la financiación de los ensayos sobre la psilocibina que se están llevando a cabo en los Estados Unidos la proporciona el Instituto de Investigación Heffter, una organización sin fines de lucro establecida en 1993 que, desde finales de los años 90, ha desempeñado un papel fundamental en el resurgimiento de la investigación sobre la psicodelia.

Terapia psicodélica
La terapia psicodélica se refiere a las prácticas terapéuticas que implican el uso de psicodélicos, típicamente psilocibina, LSD, ayahuasca y MDMA. La terapia psicodélica se puede llevar a cabo en entornos académicos, en privado junto con profesionales de la psicoterapia, o de forma autodidacta.

Las sesiones de terapia psicodélica cubren la duración de los efectos de la droga, y típicamente involucran altas dosis para producir experiencias místicas de pico. Las experiencias de unidad (disolución del ego), la trascendencia del tiempo y el espacio, y las nuevas percepciones de patrones de comportamiento profundamente arraigados sirven para producir un cambio psicológico duradero en los pacientes. De esta manera, la terapia psicodélica puede ayudar a resolver problemas en su núcleo, abriendo una ventana de plasticidad para aprender nuevas formas de pensar y comportarse. Esto contrasta con las terapias farmacológicas tradicionales, que tienen como objetivo el mero manejo de los síntomas.

Para optimizar el conjunto y el entorno, las sesiones de terapia psicodélica se llevan a cabo comúnmente en ambientes hogareños similares a una sala de estar. A los pacientes se les proporcionan sombras para los ojos, auriculares y una lista de reproducción de música instrumental cuidadosamente curada, todo ello con la intención de que el paciente dirija su atención hacia el interior durante todo el viaje. Los monitores de las sesiones también están presentes para tranquilizar al paciente si surge algún temor o ansiedad en algún momento de la experiencia.

La terapia psicodélica se originó con el psiquiatra británico Humphrey Osmond en los decenios de 1950 y 1960, que administró LSD a alcohólicos y encontró un 50% de éxito después de una sola sesión de alta dosis. En estudios recientes se ha utilizado la terapia psicodélica para trastornos mentales como la depresión, la angustia psicológica del final de la vida, la adicción, el trastorno obsesivo-compulsivo y el trastorno de estrés postraumático, todo ello con resultados sumamente prometedores.

Con respecto al trastorno de estrés postraumático, el MAPS está investigando actualmente la psicoterapia asistida por la MDMA para los enfermos crónicos. En los ensayos de la fase II, que tuvieron mucho éxito, el 68% de los 107 participantes ya no tenían TEPT cuando se les evaluó en una sesión de seguimiento de 12 meses. Recientemente, la FDA la designó como una terapia de avance, y se han establecido diseños de protocolo de fase III. En general, a medida que la terapia psicodélica se abre camino desde la clandestinidad a una práctica de arriba, puede muy bien servir para revolucionar la atención de la salud mental.

Integración psicodélica
Una experiencia psicodélica profunda suele compararse con unos pocos años de psicoterapia condensados en unas pocas horas. Estas experiencias pueden sacudir profundamente nuestros modelos ordinarios del mundo, fomentando pensamientos y sentimientos complejos que pueden requerir un análisis minucioso. Sin importar la valencia emocional, la experiencia a menudo mantiene una cualidad inefable que dificulta el desempacar completamente hasta que se produce la integración psicodélica.

La integración psicodélica es el proceso de dar sentido y significado a las experiencias psicodélicas anteriores. Normalmente se realiza con la ayuda de un profesional de la salud mental, un entrenador de integración psicodélica o internamente en su propio tiempo. En última instancia, la integración psicodélica se lleva a cabo para manifestar cambios reales en la vida cotidiana. Esto puede implicar la curación de traumas, la recuperación de la adicción, la toma de conciencia del inconsciente, la comprensión de un despertar espiritual, o más ampliamente, el desarrollo de nuevas perspectivas sobre uno mismo y el mundo.

En los entornos clínicos, los pacientes suelen establecer una relación con un monitor de sesión antes de la experiencia psicodélica para establecer la confianza. Luego, la integración se produce una vez que la experiencia ha terminado, generalmente sobre una base semanal durante varias sesiones. En los consultorios privados, la integración puede ser un desarrollo gradual que puede llevar varios meses. Dado que la mayoría de los pacientes en los estudios psicodélicos describen su experiencia de viaje como uno de los cinco acontecimientos más importantes de su vida desde el punto de vista espiritual, la integración psicodélica es un aspecto crucial para maximizar el potencial de aprendizaje de una experiencia tan importante.

Deja una respuesta

Order now